“El país debe fortalecer su inversión en infraestructura y vivienda”

    El mercado colombiano es grande. Con medidas para reducir los altos niveles de inequidad que han marcado al país, habría muchas más oportunidades para el crecimiento.

    Cartagena, agosto 31 de 2017

    El Congreso Colombiano de la Construcción, 60 años construyendo Colombia, contó con la participación del Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, quien se refirió al nuevo contexto internacional y al desempeño previsto para Colombia; también dejó su visión sobre el proceso de urbanización, la importancia del sector de la construcción y las recomendaciones que en materia de política pública se deben tener en cuenta para avanzar en lo que llama “la desigualdad del ingreso”.

    El profesor Stiglitz considera que la oportunidad que tiene Colombia con la firma del Acuerdo de Paz es importante considerando el crecimiento que ha presentado a pesar del conflicto armado, “pocos países han logrado lo que Colombia ha alcanzado. Si tiene éxito en consolidar estos logros, podría abrir una nueva era de crecimiento. El mercado colombiano de por si es grande y si se tomasen medidas para reducir los altos niveles de inequidad que han marcado al país, habría muchas más oportunidades para el crecimiento”.

    En la opinión del Nobel de Economía, luego de superar los desafíos de la paz y la reducción de la inequidad se crea una curva para un círculo virtuoso: “más equidad y mayor confianza, a través del cumplimiento de los acuerdos del proceso de paz, revitalizará el crecimiento y renovará la confianza en la paz por sí misma”, asegura 

    Por otro lado, Stiglitz advierte que es un error permitir que preocupaciones acerca de los pequeños incrementos en la tasa de inflación afecten los modestos niveles de gasto que se requieren. “Hay bastante evidencia de que la inflación en el siglo XXI no representa la misma amenaza económica que representaba a mediados del siglo pasado. Las estructuras económicas han cambiado significativamente desde entonces, incluyendo, como resultado de la globalización y exceptuando ciertas instancias de una mala macro gerencia extrema, una destacada estabilidad en los precios. De hecho, en muchas partes del mundo, la deflación representa una mayor amenaza que la inflación. Uno no puede permitir que las batallas del pasado destruyan la habilidad que un país tiene para solucionar los problemas del presente”.

    Para el Nobel de Economía, la amenaza real en muchos países alrededor del mundo no es la inflación descontrolada sino la inequidad descontrolada. Sin embargo, “a medida que hemos llegado a entender las causas y consecuencias de la inequidad, sabemos mucho más como controlarla. Primero que todo, sabemos que reducir la inequidad puede ser bueno para el desempeño económico – este ha sido el mensaje central del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la última década. Segundo, sabemos que los impuestos en recursos naturales, tierra, ganancia de capital y la polución, proveen una alta fuente de ingresos - estos impuestos pueden incentivar tanto la equidad como el desempeño económico. Estos proveerán los ingresos que Colombia necesita para poder cumplir con las promesas que se hicieron como parte del proceso de paz y para ayudar a construir la Colombia del futuro”.

    Finalmente, Stiglitz señala que a pesar de que Colombia ya está bastante urbanizada, el proceso de urbanización continuará. “Es imperativo que sus ciudades sean diseñadas para el siglo XXI, con sistemas de transporte público del siglo XXI y viviendas del siglo XXI. Asegurar vivienda accesible se ha convertido en un desafío en los centros urbanos alrededor del mundo, y es un desafío en Colombia. Parte del problema alrededor del mundo es la provisión de finanzas inclusivas”, concluye.