2018 con condiciones favorables para recuperar la dinámica de la construcción

    Aunque este año la dinámica del mercado de vivienda y de la construcción de edificaciones no residenciales tuvieron un ajuste, durante el segundo semestre se han configurado condiciones que permiten prever un 2018 positivo para la inversión sectorial.

    Barranquilla, noviembre 2 de 2017

    La reducción en las tasas de interés hipotecarias, la ejecución de los subsidios que promueve el Gobierno Nacional en el segmento medio, la continuidad de los programas que facilitan la compra de vivienda social y las señales recientes de recuperación en la confianza de los consumidores, son elementos que enmarcan un panorama positivo para el mercado de vivienda en el 2018.

    Esa fue la visión que presentó la presidente Ejecutiva de Camacol, Sandra Forero Ramírez, en el Foro Económico Nacional que se realizó en la ciudad Barranquilla. En este espacio se reunieron líderes de la actividad edificadora, importantes autoridades económicas y expertos del sector.

    “En lo corrido del año, la dinámica comercial agregada de los proyectos en el país ha presentado un ajuste. De acuerdo con las cifras registradas en Coordenada Urbana, a septiembre de 2017 se han comercializado 131.750 viviendas nuevas. Sin embargo, hay diferencias entre los segmentos de actividad. Por ejemplo, mientras en vivienda social (VIS) se han comercializado 43.989 unidades de vivienda entre enero y septiembre, registrando un crecimiento de 22% frente a 2016, en la vivienda del segmento medio ($100 a $321 millones) se han comercializado 67.036 unidades, lo cual ha significado un decrecimiento de 9,6%”, explicó la Presidente de Camacol.

    "En la VIS, el principal determinante de crecimiento han sido los programas de vivienda como Mi Casa Ya y el subsidio a la tasa de interés. En el segmento medio, el comportamiento negativo obedece principalmente a un contexto de tasas de interés hipotecarias más altas que, junto con el deterioro en la confianza de los consumidores y la menor generación de empleo, redujeron la demanda de vivienda en las principales áreas del país", agregó la Ejecutiva del Gremio.

    Por su parte, el segmento no residencial ha presentado un ajuste importante explicado en gran medida por el desempeño de los destinos corporativos y comerciales, que presentaron contracciones de -10,3% y -24%, respectivamente. Vale la pena resaltar que el segmento industrial ha presentado crecimientos positivos del orden del 15%. En otros destinos como educación se ha presentado un repunte de 25%, soportado en gran medida en la ejecución que ha tenido el Plan de Infraestructura Educativa en el primer trimestre del 2017.  

    La gerente de Camacol Atlántico, María Elia Abuchaibe, destacó el desempeño de la región, argumentando que “las ventas han crecido a una tasa del 49% anual si se comparan los primeros 9 meses del año 2017 con el mismo periodo del año anterior. Estas cifras de crecimiento se explican por un repunte del segmento de vivienda social, donde se han comercializado 6.523 unidades, significando una variación anual de 96%”.

    Por otro lado, la dirigente regional del Gremio dio a conocer la oferta de unidades de vivienda en septiembre de 2017 en Barranquilla y su Área Metropolitana, la cual corresponde a 9.112 unidades disponibles para la venta, un 18% más que en el mismo periodo del año 2016. En el segmento VIS, la oferta es de 2.035 unidades, “lo que para nosotros representa una muy buena noticia porque la ciudad hace unos años casi no tenía oferta en vivienda social y hoy, en cambio, tenemos un mercado en ese segmento que está siendo responsable de la dinámica del sector”, afirma Abuchaibe.

    Proyección 2018

    Hay razones objetivas del contexto económico para prever un mejor desempeño de la inversión sectorial en 2018.  A nivel agregado, la perspectiva de crecimiento económico en 2018 es de 2,4%, cifra superior en 0,7 puntos porcentuales al crecimiento proyectado para el cierre de este año. A nivel sectorial, las reducciones en la tasa de referencia y la moderación de la inflación han generado una favorable respuesta de la tasa de interés hipotecaria. Durante la segunda semana de octubre se registró el nivel de tasa hipotecaria más baja de los últimos dos años (10,81%), y en esa dirección la intención de compra de vivienda para los hogares ha mejorado considerablemente.  

    Asimismo, “la política de vivienda continuará siendo una herramienta importante para dinamizar el sector.  Para el 2018 hay más de 110.000 subsidios disponibles para los hogares colombianos. Esperamos que la vivienda social continúe por una senda de crecimiento positiva; que el segmento medio repunte de manera importante; y que en el segmento alto predomine la estabilidad en la inversión de los hogares. Nuestra estimación es que el valor agregado de la actividad edificadora crezca a una tasa del 4,6% anual, con la comercialización de un 9,5% más de viviendas en 2018”, señala Sandra Forero Ramírez. 

    Pese al mejor contexto previsto para el sector, la actividad edificadora se enfrenta a un entorno muy desfavorable de inestabilidad jurídica, que no solo pone en riesgo la inversión de los empresarios y el desarrollo de proyectos de vivienda, sino las posibilidades de acceso de los hogares colombianos a la vivienda formal.

    En ese sentido, “las mejores condiciones del mercado no son suficientes para la recuperación sectorial, ya que para materializar las inversiones en el sector se requiere de estabilidad jurídica para la inversión y planificación de largo plazo. Necesitamos construir urgentemente una visión de crecimiento conjunto, con escenarios que propendan por discusiones técnicas y objetivas entre los diferentes actores públicos y privados que participan en el desarrollo de la actividad edificadora en el país”, concluye la Presidente de Camacol.