Fortalecer instituciones es clave para el desarrollo económico de Colombia

    > “Los países requieren de instituciones inclusivas, es decir, instituciones que generen incentivos y oportunidades, que aprovechen al máximo el talento y potencial de sus habitantes”.

    Cartagena, junio 8 de 2018

    En el Congreso Colombiano de la Construcción que se lleva a cabo en el Centro de Convenciones Cartagena de Indias, el coautor del libro “Por qué fracasan los países”, James Robinson, explicó la razón por la cual las instituciones son fundamentales para la prosperidad de un país como Colombia.

    De acuerdo con el economista, quien es profesor de la Universidad de Chicago, “los países requieren de instituciones inclusivas, es decir, instituciones que generen incentivos y oportunidades, que aprovechen al máximo el talento y potencial de sus habitantes”. Además, advirtió que Colombia, país que conoce muy bien, está liderado por una mezcla de instituciones inclusivas y extractivas, pero donde predominan las últimas, las cuales generan dificultades con los derechos de propiedad y barreras de entrada que dan paso a la existencia de monopolios, donde solo unos cuantos se benefician a costa de los demás.

    Robinson se refirió a la importancia de dar un giro a los programas de gobierno para que las necesidades de los ciudadanos se vean realmente representadas, “Es necesario que surja un programa de gobierno con una visión verdaderamente nacional que esté dedicado a construir el estado y profundizar la democracia. Creo que esto necesita liderazgo desde la cima, pero también necesita presión desde abajo. No se puede esperar que un liderazgo benévolo transforme una sociedad como Colombia a menos que la sociedad se organice para exigir un cambio”, aseguró el académico.

    Finalmente, destacó la importancia del sector privado en el desarrollo económico del país, “su papel es absolutamente crítico. No hay éxito económico sin un sector privado dinámico, y el papel de la construcción debe ser ir a la vanguardia”, concluyó el profesor Robinson.

    A este panel se sumó la intervención de Rosario Córdoba, presidente del Consejo Privado de Competitividad, quien afirmó que “la mala calidad de las instituciones públicas que se reflejan en exceso de burocracia y trámites, sobrerregulación, corrupción, deshonestidad en la contratación pública y desconfianza, entre otras cosas, le imponen altos costos a la actividad empresarial, afectando su productividad y en ocasiones incluso llevando a las empresas a salirse del mercado”. Córdoba agregó además que las entidades privadas son fundamentales en el funcionamiento del sistema, resaltando la importancia de que exista confianza en las organizaciones a través de la autorregulación, la ética y la transparencia, y que Colombia tiene un largo camino por recorrer en el pilar de instituciones del Índice Global de Competitividad.

    Santiago Montenegro, presidente de Asofondos destacó que “el fortalecimiento de las capacidades institucionales es un factor clave para generar mayor credibilidad sobre la eficacia de las políticas públicas y el uso eficiente de los recursos” y aseguró que las instituciones pueden ofrecer mayor seguridad jurídica al sector privado, fortaleciendo el desarrollo económico del país. “El fortalecimiento institucional en el largo plazo tendrá repercusiones positivas sobre la inversión, la estabilidad financiera y el crecimiento económico” concluyó el experto.